La Vida son las imágenes de la mente, expresada. Lo que esto significa es que la Vida, La Fuente, usa tus pensamientos, tus imágenes mentales como las instrucciones con las cuales crear tu realidad en el mundo material. La Vida expresa tus imágenes mentales en realidad física. Expresar es hacer conocer, declarar, comunicar, articular y transmitir. La fuerza de la Vida hace conocer los pensamientos de ti mismo y los de los demás formándolos en términos de experiencias y objetos que puedan ser vividos, aquí, en el mundo físico. Tú experimentas tus propios pensamientos de primera mano, las imágenes de tu mente, de tal manera que sepas cuales son adecuados y cuales no. Así es como te conoces a ti mismo, así es como te experimentas a ti mismo y así es como creces. Este es el propósito supremo del mundo físico en el que estamos. Está diseñado para permitirte experimentar una idea, sus efectos y consecuencias.

La vida no selecciona cuales de tus imágenes expresar y cuáles no. ¿Cómo te las podría elegir? Por lo tanto, las expresa a todas en la medida en que las tengas y creas en ellas. En verdad, tú tienes libre albedrío. Este es verdaderamente libre debido al hecho de que efectivamente obtiene resultados durante todo el tiempo, no sólo algunas veces y los obtiene exactamente. Más tarde veremos como funciona exactamente el libre albedrío, a pesar de que pareciera imposible que lo pueda hacer de esa manera.

La imaginación es la fuerza que te lleva a lugares donde nunca has estado. Napoleón Hill decía que la imaginación es la más maravillosa, milagrosa e inconcebiblemente poderosa fuerza que el mundo haya conocido. La Vida es imaginación, imágenes de la mente expresadas en forma física. Alimenta diariamente y precisamente a tu imaginación con imágenes, películas y concentración. Emplea tiempo haciendo esto en detalle todos los días. La imaginación es la fuerza más poderosa y es así porque la Vida las usa para saber que es lo que tiene que crear a continuación. La mayor parte de las personas pasan muy poco tiempo imaginando. Imaginan usando pensamientos ociosos, al azar y después se preguntan porqué sus vidas no son ricas. La imaginación tiene el poder de construir o destruir tu vida. Es tu mente y tu elección.

¡Imágenes, Imágenes, Imágenes! La vida son imágenes de la Mente, expresadas. Imagina tu vida tal como deseas que sea, imagen perfecta, con colores y detalles, en tu mente, todos los días. Pasa una hora por día construyendo tus imágenes y durante el resto del día, mantén tus pensamientos en harmonía con las imágenes de la vida que has elegido. Esto es tan importante que no puede ser enfatizado en exceso. La fuente, Dios, funciona a la perfección, dándote exactamente lo que visualizas y lo que piensas. Exactamente. Ni más, ni menos. Por lo tanto es importante que tengas consistentemente imágenes y pensamientos claros como el cristal.

Por ejemplo, mucha gente quiere tener un hermoso auto. El error que cometen es convertir en meta el “tener un hermoso auto”. ¿Qué esperan que el universo les dé? Físicamente no hay ningún auto llamado Hermoso Auto. ¡Sé claro como el cristal! Visualiza exactamente el auto, marca, modelo, color, opciones y todo eso. Ve a la agencia donde lo venden ó búscalo en la Internet y conoce exactamente ó tan exactamente como te sea posible que es lo que deseas tener como hermoso auto. Visualízalo todos los días- cuanto más pienses sobre él, mas cerca estará de ti. Esta es una manera eficiente de imaginar. La vida son imágenes de la Mente expresadas. ¿Quieres viajar a otro país para unas vacaciones de ensueño? Ve a la agencia de viajes y consigue todos los detalles, consigue folletos, itinerarios de vuelo, precisos, hoteles, reservaciones de auto de alquiler. Construye todo el viaje, exactamente, en tu mente a todo color y con todos los detalles.

La vida es una expresión de las imágenes internas. Todo lo que hacemos y experimentamos es una expresión de nuestras imágenes, de nuestra imaginación y de nuestros pensamientos. Trabaja sobre tus imágenes. Para cambiar tu vida, cambia tu imaginación y cambia tus pensamientos.

La vida que estás viviendo es la vida que te has imaginado.

Visualiza e imagina cada aspecto de tu vida, tal como te gustaría que fuese. Hazlo diariamente por lo menos durante una hora. Tú vida son las imágenes de tu mente, expresadas en la medida de que son creídas.

Sueña en grande, mantén el sueño lo suficientemente alto y consistente y el sueño se tiene que manifestar en forma, por ley. Por ley universal no puede fallar. No te preocupes como. Todo está arreglado para ti mientras que hagas tu parte de pensar, actuar, hablar y ser de acuerdo a ese sueño. Simplemente sueña, visualiza y luego comienza a hacer algo. Haz la siguiente cosa que sientes que deberías hacer de acuerdo al sueño y sigue adelante. Lo poco que hagas dispara algo más que no has pronosticado y esto sigue y sigue hasta que se completa.

¿Estás dedicándole por lo menos 30 minutos de tu día concentrado solamente en la visualización e imaginando tu futuro? La vida son las imágenes de tu mente expresadas. La imaginación es lo que diseña la vida.

Dedica un tiempo específico para la imaginación y también mantén esas visiones bien alto en tu mente durante todo el día.

Tomado de: Un feliz bolsillo lleno de dinero
Por David Cameron Gikandi
Traducción de José Antonio Gómez
del original “A happy pocket full of money”